Youtube Facebook Twitter

surfboarder

Longboard carving: como practicar esta modalidad y qué tabla comprar

¿Quieres saber lo que es el carving en el mundo del longboard? Aquí te contamos todo lo que necesitas saber y que tablas de longboard carving comprar.
↓ Ir directamente a la guía.

Ordenar por:




Ultrasport-Carving

Nombre:

Ultrasport
Marca:

Carving
Precio:

59.58€

Marine blue longboard

Nombre:

Marine Blue
Marca:

RAM
Precio:

77.86€

Helix Rounded longboard

Nombre:

Helix Rounded
Marca:

Osprey
Precio:

76.49€

Índice de contenido

Bienvenido al mundo del carving

El carving es uno de los varios estilos que hay para patinar con tu longboard. La principal característica que tiene esta modalidad es que vas haciendo giros, bombeando la tabla, mientras avanzas a una velocidad moderada. Para hacernos una idea más aproximada, es parecido a hacer snowboard o surf.

En esta guía completa sobre el longboard encontraras todos los estilos principales que se usan y los tipos de tablas que se utilizan.

El nivel que se requiere es bajo. De hecho, el carving es una de las primeras modalidades que se aprende cuando empezamos con un longboard.

A continuación te contamos todo lo que necesitas saber para practicar el carving y que longboards deberías usar para hacerlo correctamente.

Tamaño ideal y ¿kicktail?

Lo ideal para practicar el carving es usar tablas de tamaño medio: entre 70cm y 115cm. Puedes usar tablas más pequeñas pero te costará un poco lograr un buen carving.

También puedes usar tablas más grandes, pero en el mundo del longboard, el tamaño importa mucho ya que tienes que cargar con la tabla.

Por otro lado, el kicktail es objeto de debate constantemente. El kicktail es la parte trasera de la tabla que se dobla hacia arriba un poco, parecido a los acabados del skate.

Des de Longboarder recomendamos que la tabla no tenga kicktail si vas a hacer carving con tu longboard. Una tabal que no lo tenga también significa mayor estabilidad, algo beneficioso para los que se inician en el mundo del longboard.

No obstante, sí que preferimos que lo lleven aquellos longboards que se usan simplemente para dar un paseo por la ciudad ya que permiten un frenado o un giro rápido.

¿Qué es el flex? Ideal para carving

El flex is la flexibilidad del longboard. Es decir, la capacidad que tiene la tabla de hundirse por el medio. Es importante a la hora de elegir nuestro longboard ya que nos permite practicar uno u otra modalidad.

Para lograr un buen carving necesitamos bastante flex en nuestro longboard. El flex absorbe bien los pequeños impactos con los pavimentos rugosos y baja un poco nuestro centro de gravedad. Además, permite bombear la tabla con más facilidad, algo indispensable para el carving y que explicamos en el último punto.

Todos estos detalles hacen que nuestra tabla sea más estable y mejor para practicar y gozar del carving. No obstante, cabe destacar que esto tiene mucho que ver con los gustos de cada patinador. A algunos les basta sólo con un poco de flex para sentirse cómodos.

Para el carving, ruedas poco duras

Y es importante que sean así. Las ruedas poco duras, entre 70a y 80a son más blandas y tienen un mayor agarre. En el caso del carving, nos interesa que las ruedas estén lo más sujetas al pavimento posible. Es decir, queremos evitar derrapes.

Si escogemos unas ruedas más duras, lo normal sera que derrapemos un poco y eso frenará nuestra velocidad. También recomendamos que el núcleo sea offset y de perfil angulado.

Por lo que respeta al tamaño, lo normal sería escoger unas ruedas de entre 65mm y 70mm. No obstante, también dependerá del tipo de tabla que tengamos. Lo normal es que cuanto más grande sea la tabla, más grande sea la rueda y viceversa.

Te recomendamos que eches un vistazo a nuestra guía completa de ruedas longboard. Encontrarás toda la información necesaria que tienes que saber para escoger tus ruedas: tamaño, dureza, características y partes.

Empezar a practicar el carving

Para empezar con el carving, lo mejor es que busques un lugar con un pavimento liso y limpio. Un buen ejemplo es un parking. Busca un lugar donde haya un poco (sólo un poco) de pendiente. Si encuentras este espacio, sería perfecto.

Una vez estés preparado, date un poco de impulso hacia la pendiente, como lo harías con un skate. Aquí viene la parte importante y dónde deberás practicar más para que sea una gesto natural: flexiona un poco las piernas, como lo hacen los snowboarders, y carga tu peso en tus talones y libera las puntas de los pies (como si apuntaran al cielo).

Si sigues estos pasos, deberías notar como el longboard va girando hacia el lado que has cargado tu peso. Repite el proceso, pero, a la mitad del recorrido, cambia tu peso y concéntralo en la punta de los pies y libera los talones (sin que dejen de tocar la tabla). Es decir, justo lo contrario. Esta vez, deberías haber logrado hacer una ‘s’ durante el recorrido.

Es importante no perder la paciencia. Al principio cuesta un poco coger el tacto a tu tabla y notarse cómodo con el movimiento.

Para terminar, tienes que tener en cuenta que cuanto más practiques mejor saldrá. También debemos tener muy presente un último dato: si puedes patinar en una buena pendiente y haces las curvas más pequeñas, irás más rápido. Si las haces más grandes, irás a un ritmo más moderado.

Añade un comentario

arrow-down-b

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí. Si continuas navegando, estás aceptándola.